miércoles, 30 de mayo de 2012

Cadáver exquisito

El lunes 28 del corriente mes la profesora Guada Wernicke nos dio una consigna en su taller: había que realizar un cadáver exquisito, que consiste en escribir una frase y que cada uno de los compañeros presentes agreguen un renglón, relacionado, no con todo lo escrito, sino con la última línea. De este modo, se generan unos interesantes zigzagueos, llegando así a un final inesperado. Esto es lo que resultó de mi cadáver:
"Es de noche, siento frío y me asustan las gárgolas de la iglesia. Sin embargo, decido ingresar igual. Me cuesta mucho pero es un buen desafío. Al entrar, ese techo cae encima mío. Y allí vi cómo era Lucy en realidad. No como carne porque no tengo plata. Es cuestión de ingenio. Es una alegría escuchar un chiste. Sí, pero que lo cuenten con gracia. Aunque sea trágico. La vida tiene sabor a dulce de leche. El dulce de leche me empalaga. A mi me encanta, es mi debilidad. Terminen".

JDE

Disqus for Licuadora de letras