sábado, 20 de octubre de 2012

Una poética

¿Nuestro verso no puede ser sin pecado un adorno?
-Manel Madrazo, parafraseando a Gabriel Celaya-

Yo creo, y lo he dicho alguna vez, que hasta el arte más descomprometido, que parece simple adorno, cumple una función social, pues le da al hombre un objeto en el que descansar la mirada y olvidar por un momento las injusticias. No creo que la poesía deba ser expresamente política o de denuncia para cumplir una valiosa función social. La torre de marfil tal vez exista, pero tiene todas las puertas y ventanas abiertas.

La belleza se justifica por sí misma, ¿alguien puede censurar que el "polvo enamorado" de Quevedo, por ejemplo, no tenga un mensaje social?

© José Alfonso Pérez Martínez, 2012

Disqus for Licuadora de letras