domingo, 18 de noviembre de 2012

Piazza Erbe


Estábamos allí sentados en la plaza
una tarde frugal y sin embargo azul
y extrañamente lenta de Verona.
Como en una postal, pensé, la tarde,
el paspartú, una manzana.

Esbozo en un cuaderno los detalles
como la mano o el paso de la luz
a través de los puestos del mercado,
donde la voz nerviosa
y la intención venal de los tenderos
encuentra su razón.

Y tú y yo en la mitad de ese mercado,
compañeros de viaje y de la vida,
esperando tan sólo
 a encontrarnos de nuevo con la noche.


Antonio Aguilar Rodríguez
salondelospasosperdidos.blogspot.com

Disqus for Licuadora de letras