jueves, 28 de junio de 2012

Príncipe cretense

Uno de los dos poemas que recité ayer, en el Café Ficciones (Murcia):


PRÍNCIPE CRETENSE

Porque eres guapo te lo dije,
y tú aceptaste con agrado el halago.
Volvería a decírtelo,
aunque nuestros antepasados más puritanos
-la mayoría, seguro, en esta España
tanto tiempo católica,
de curas y beatas de comunión diaria-
se revolvieran en sus tumbas.
Por fortuna aquellos tiempos no son estos,
y uno puede alabar Hermes vivos
sin temor ni miedo al escarnio.
¿Realmente se puede? A veces pueden mirarte raro,
pero qué importan los cuatro beatos
que están en vida muertos, sin saberlo.

© José Alfonso Pérez Martínez

martes, 19 de junio de 2012

A filo.-

Llevo el peso de mi tigre abrochado a la noche
matarife inocente recortándome el vino
que amable me devora amadas luminarias
poblándome en sus dientes nacarados
el oscuro.
Es su calma, digo,
el tigre
todo el barro violento
de la paz nueva que clama en advertencia,
sangre sobre la nieve,
luz gacha.

Así, en la noche,
me siento de sus fauces inmersas de animal
y baldeo mi pánico con cantos melodiosos
quedando, de esa burla, contándome la boca,
borracho de su número, agitado, tranquilo.
Con ello, confío haber logrado
en aquellos momentos robados a la piel
anaquelar el brillo, capturar los afeites,
los giros de justicia de los que el caos se nutre.

Miradlo. Ya me ruge. Hoy toca hacer llanura
de nuevo está esa boca en boca de mis faldas
nacarando la senda que trazan sus colmillos.

El tigre
tiene la noche hoy lejos
por poner mi boca en cruz
el alba en amenaza.

Doblo mi cordobán, y espero
al cazador, al vino
violento de la noche, a la música
opaca de mis balas.

Esta noche ha de llover
a filo.



http://lasendavolada.blogspot.com.es/

lunes, 18 de junio de 2012

DAD AL AIRE MI VOZ: PORQUE EL VACÍO ES LA NADA QUE AGONIZA

DAD AL AIRE MI VOZ: PORQUE EL VACÍO ES LA NADA QUE AGONIZA:   Presencio con desgana la  realidad no tengo idea de como salir de un dentro sin mí respiro lo que observo pero, no logro sentirme a...

sábado, 16 de junio de 2012

Una reflexión


De mi libro "Preso en el tiempo" (2012):

¿Pueden dos espíritus dialogar salvando la barrera del tiempo? Se me ocurre que sí, tras leer El último amor del príncipe Genghi, el pequeño cuento con el que Marguerite Yourcenar, escritora del convulso siglo XX, se acercó a la monumental obra de Murasaki Shikibu (siglo XI), Genghi Monogatari para darle un final, o para ser un poco Shikibu, sin dejar de ser Yourcenar.

Groussac o Borges, escribe éste en su inmortal Poema de los dones... Yourcenar o Shikibu, también, entonces. Shakespeare o Saxo Gramático, Joyce u Homero, Nietzsche o Heráclito, Bukowski o Fante, Cernuda o Kavafis, Borges o Sturlusson, Yourcenar o Adriano...

Cada escritor es él mismo y muchos. O él mismo y algunos, mejor...

© José Alfonso Pérez Martínez

jueves, 14 de junio de 2012

martes, 12 de junio de 2012

Tres poemas de Marcelo Daniel Díaz.



El astronauta

En la madrugada las estrellas y las ecuaciones
tejen la red de una araña negra
que mastica los huesos de la noche.
Sobre la escuela volaba un avión comercial
que dejaba una cicatriz de humo en el cielo
y dije: “yo quiero ser Neil Amstrong”.
En el guardapolvo llevaba un mapa de ruta para salir de la atmósfera
y dibujar otro barrio en el cosmos
pero los recuerdos felices funcionan
como recuerdos felices:
ahora ensayo pasos de astronauta
para cruzar la calle. 


 
Nosotros
 
Era verano,
en la superficie de la familia llovían meteoritos.
Íbamos en auto de vacaciones
y el ruido de una pinchadura desató el temporal.
No conocía la criptonita
pero aún así era un millón de veces
más débil que Clark Kent.
Papá lloraba por teléfono;
fue cuando dejamos
un corazón astillado por el polvo lunar
en una playa de estacionamiento.


 
La estación

Por un instante el planeta es una estación de servicio.
Me hablaron sobre su núcleo,
un corazón incandescente y amarillo
como la capa de Flash Gordon.
El auto necesita un cambio de aceite,
pero no nos detenemos.
Cruzamos el campo
igual a la tapa del disco de Led Zeppelín.
Pienso en una película de ciencia ficción
mientras en el horizonte
las naves espaciales
relampaguean distantes.

De "Newton y yo" Editorial Nudista. 2011.

domingo, 10 de junio de 2012

SIMBOLOS

Ojos que no miran, ojos que ven más allá, luminosos, secos,envidiosos, pacientes, comprensivos, culpables. Toda clase de ojos y miradas. Ojos por todas partes acechando, a la espera para ver, para seguir, para calcular, para maldecir... ojos, ojos, ojos. Claudia Ponce

viernes, 8 de junio de 2012

DAD AL AIRE MI VOZ: PARA HERIRTE EN LA VERGÜENZA

DAD AL AIRE MI VOZ: PARA HERIRTE EN LA VERGÜENZA: Cuenta conmigo  si quieres alguien que te corte la respiración aunque sea domingo aunque vengas retorcido por la rabia la r...

jueves, 7 de junio de 2012

miércoles, 6 de junio de 2012

Poética


La poesía no nace.
Está allí, al alcance
de toda boca
para ser doblada, repetida, citada
total y textualmente.
Usted, al despertarse esta mañana,
vio cosas, aquí y allá,
objetos, por ejemplo.
Sobre su mesa de luz
digamos que vio una lámpara,
una radio portátil, una taza azul.
Vio cada cosa solitaria
y vio su conjunto.
Todo eso ya tenía nombre.
Lo hubiera escrito así.
¿Necesitaba otro lenguaje,
otra mano, otro par de ojos, otra flauta?
No agregue. No distorsione.
No cambie
la música de lugar.
Poesía
es lo que se está viendo.
 Joaquín Giannuzzi

martes, 5 de junio de 2012

Que nada significa

Un poema de mi autoría, espero que les guste:

QUE NADA SIGNIFICA

Y uno es protagonista de su vida,
también actor secundario en la de otros,
y hasta, sí, mero espectador a veces.
Y en este escenario tanto zopenco,
tan pocos sabios, tanta oscuridad.
Es sueño hallar sentido al argumento,
y esperar de otros, o hasta de uno mismo,
un comportamiento que llamar digno.
Es una obra plena de ruido y furia,
dijo el bardo, y que nada significa.
No sabemos siquiera en qué acto estamos,
y cae el telón cuando no lo esperas.
No hay apuntador, el guión se improvisa.
El teatro es cochambroso y excelso,
vejado, mas aún de gran belleza,
el azul planeta llamado Tierra.

© José Alfonso Pérez Martínez, 2012

DAD AL AIRE MI VOZ: INDOMABLE

DAD AL AIRE MI VOZ: INDOMABLE:   Intensamente sometida al desconcierto turbia y olvidada la promesa escondida en las páginas en el aliento precario de la prisa en el...

lunes, 4 de junio de 2012

La mujer de la Torrecilla, Claudia Ponce

LA MUJER DE LA TORRECILLA Te veo asomada en la Torrecilla, soy una privilegiada, pocos son los que han tenido mi suerte, pocos son los que te han visto, tu pelo largo, la túnica negra flotando a tu alrededor. La historia cuenta que aquel barco que se hundió frente al muelle, te contaba entre su tripulación; que los cuerpos de los otros aparecieron flotando río abajo a las pocas horas pero el tuyo nunca se encontró. Desde entonces algunos, contados, empezaron a verte en la Torrecilla de la casona desde donde puede observarse, en los días de bajante, la punta de la proa de tu barco hundido. Hoy te veo y pido al Cielo que finalice tu peregrinar. Clau

GRITO POR CLAUDIA PONCE

GRITO Es inútil, entonces grito Nadie me escucha. Grito a los cuatro vientos Grito al amanecer rojizo Grito desde mis entrañas, Grito ancestral para que lo escuche el hombre, El animal y Dios. Nadie me escucha Pero sigo gritando Derribando paredes Helando aguas Talando árboles Oscureciendo el día Y cuando ya sin fuerzas No puedo gritar más… ¡grito! Clau

FÁBULA SIN MORALEJA




FÁBULA  SIN  MORALEJA


Érase una vez un zorro
que vivía con su zorra.
Él, plateado y gracioso.
Ella, gris y poca cosa.
En abril, naturalmente,
les nacieron dos zorreznos:
Uno de ellos, Vicente
y el segundo, Juan Alberto.
En dos meses los pequeños
ya salían de su casa
con su papá de maestro:
La mamá no iba de caza.
-Yo espero aquí,
yo espero aquí-
Decía triste al verlos partir.
-Yo espero aquí,
yo espero aquí-
Decía triste al verlos partir.


Su tristeza, en un instante,
se tornaba algazara.
Por fin vería a su amante
que esperaba en la montaña.
Toda compuesta y sin zorro,
con talante y gallardía
pensó en vender su decoro
y a vivir que son dos días.
Pobre zorra, no sabía
que su zorro andaba cerca.
Con los zorreznos volvía
de “cazar” tres lindas hembras.
-¡Viva el amor
viva el amor! –
cantaba el zorro con devoción.
-¡Viva el amor
viva el amor! –
cantaba el zorro con devoción.


-¡Dónde vas tan decidida!-
dijo el zorro, con violencia
-A por un par de “costillas”
ya que no trajiste pieza.
Dábale a entender la zorra
que tenía poca hombría
y dando gritos de loba
a su amante llamaría.
De su trasero, el buen zorro,
Vio de pronto que comían.
Era un apuesto y gran lobo
que arrancó sus dos “costillas”.
-Déjalo ya,
déjalo ya
lobito mío, que hay que cenar.
No comas más,
no comas más.
Luego la cena te sienta mal.


Fábula sin moraleja:
Zorro él y zorra ella.

(Letra y música.
Violín y voz en directo:
Vicente Llorente)

http://silentellorente.blogspot.com


VIVENCIAS

PINTURA: LAS MILONGAS DE RAQUEL SARANGELO









SOLEDAD


En las mujeres que han vivido intensamente
tampoco están las respuestas, las observo
ocultándose en un espanto dramático
o separando los últimos ángulos
con imperceptibles fragmentos de luz


Los ojos del tiempo revelan su desnudez,
si las pregunto sobre el amor, muestran
las heridas del sexo, el perfil del desengaño
y los verdugos


Ahora miran al horizonte confundidas
envueltas en una fe caduca y en su soledad






ME AMARÁ SIN PREJUICIOS LA MUERTE


Amé en secreto muchas veces implorando
pasiones inéditas, rompí escarchas lleno
de esperanza y encontré corazones convexos


Me negaron mujeres de sexualidad imprecisa
y abracé cuerpos desnudos con deseos ajenos,
hasta el siempre prosaico reducto de la infidelidad
alcanzó a rechazarme


Amé labios que me ocultaron la sonrisa,
a mujeres de sexo solidario inmersas en la causa
con una fe ciega y el alma empapada


Amé vírgenes aferradas al dogma de hogueras
pretéritas, a prostitutas y en verdad,
a mi mismo


Podría contar la realidad con palabras
más dulces, si no supiera que algún día
me amará sin prejuicios la muerte






EN EL ESPACIO FLOTAN TUS AFECTOS


Creo con total certidumbre
que en el espacio flotan tus afectos
esperando reencarnarse
en otros cuerpos desnudos
con la misma frialdad


Se multiplicarán por dos, por diez,
por mil y así hasta el infinito
cayendo sin piedad sobre vírgenes amantes
y helando sus pasiones


Debemos estar prevenidos,
aunque por fortuna no habrá en el mundo
muchas mujeres como tú






INTEMPERIE


Aquel hombre virtuoso cubrió tu desnudo
colmándolo de infinitas posturas amatorias
y alumbró con colores los paisajes sepias
pintando acuarelas de imposibles crepúsculos


Hoy, sumida en la confusión, has renunciado
a abrasarte con el resplandor del sexo
y eliges recorrer descalza otros laberintos
seducida por el vértigo de la intemperie


¿Qué fue del huracán que rompió los cristales
de una piel revestida de asexualidad?






ESPEJISMOS


Presiento que estamos enterrando
las viejas canciones de amor,
que el viento de la umbría
va deshojando nuestro libro
verso a verso
sin demorar el arribo de la muerte


Recuerdo los gemidos del ensueño,
el ungüento invisible que nos salvó
a veces del naufragio sin juramentos apócrifos,
la infidelidad desprovista
de estigmas, las ascuas


Y ahora cada palabra, cada letra
vagará por paisajes inhóspitos
de algarabía,
nómadas en una selva de pájaros
que desafinan el silencio
rompiendo como olas
de lágrimas negras nuestros sueños,
tal vez crisálidas a contraluz
trepando la oscuridad
para ponerse a salvo de espejismos
baldíos




© Fernando Sabido Sánchez









Infancia

Llueve 
y al árbol le pesan sus hojas, 
                            a los rosales sus rosas. 
Llueve 
y el jardín huele a infancia, 
a cercanía de todos los milagros,
                                 a ausencia de todas las memorias.

Hugo Mujica

domingo, 3 de junio de 2012

Acá va un poema del gran poeta argentino Arturo Carrera


Crónica de la columna vertebral


Para levantar las pirámides
doscientos mil hombres, a lo largo 
de tres generaciones, cargaron y arrastraron 
millones de toneladas de piedra.
Dos imágenes de restos óseos
revelan el costo de las obras:
la columna vertebral de los obreros
aparece curvada en dos secciones,
muestra fisuras, bordes corroídos,
luxaciones, agobio eterno.
La de los faraones, sacerdotes y altos
funcionarios, se ven erguidas
y frescas como recién nacidas.
Después de 4.000 años,
vértebra sobre vértebra, crujido a crujido,
el espinazo innumerable
sigue cargando el peso
del sueño y la podredumbre de los señores.

 Joaquín Giannuzzi

sábado, 2 de junio de 2012

viernes, 1 de junio de 2012

Vivo sin vivir en mí


Vivo sin vivir en mí
Y tan alta vida espero
Que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
Después que muero de amor;
Porque vivo en el Señor,
Que me quiso para sí:
Cuando el corazón le di
Puso en él este letrero,
Que muero porque no muero.

Esta divina prisión,
Del amor con que yo vivo,
Ha hecho a Dios mi cautivo,
Y libre mi corazón;
Y causa en mí tal pasión
Ver a Dios mi prisionero,
Que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros!
¡Esta cárcel, estos hierros
En que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
Me causa dolor tan fiero,
Que muero porque no muero.

¡Ay, qué vida tan amarga
Do no se goza el Señor!
Porque si es dulce el amor,
No lo es la esperanza larga:
Quíteme Dios esta carga,
Más pesada que el acero, 
Que muero porque no muero.

Sólo con la confianza
Vivo de que he de morir,
Porque muriendo el vivir
Me asegura mi esperanza;
Muerte do el vivir se alcanza,
No te tardes, que te espero,
Que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte;
Vida no me seas molesta,
Mira que sólo te resta,
Para ganarte, perderte;
Venga ya la dulce muerte,
El morir venga ligero
Que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba,
Que es la vida verdadera,
Hasta que esta vida muera,
No se goza estando viva:
Muerte, no me seas esquiva;
Viva muriendo primero,
Que muero porque no muero.

Vida, ¿qué puedo yo darte
A mi Dios, que vive en mi,
Si no es el perderte a ti,
Para merecer ganarte?
Quiero muriendo alcanzarte,
Pues tanto a mi amado quiero,
Que muero porque no muero.

Teresa de Jesús

Disqus for Licuadora de letras