martes, 24 de diciembre de 2013

MISERIA EN EL CONTENEDOR. (Poema Propio).



MISERIA EN EL CONTENEDOR.
                                   
                                                        A todos los que tienen que comer miseria.

Me despido de mis hijos, que no saben
a dónde marcho. Y de mi pobre mujer
que no quiero que se ensucie la nariz  
de tufos fríos, apestosos y grisáceos.

Calles y calles, oscuras y isométricas
que voy pisando sobre las doce y pico
de la noche. Sé que es muy tarde
porque la luna ya tiene puesto su condón
y hay cuatro gatos rondando.

Hoy caminaré erguido, y sin angustia  
hacia el contenedor de una gran superficie
comercial. Quizás allí, pueda encontrar pábulo
para escarchar nuestra Nochebuena,
con despojos inocentes entre mis manos.

Veo una caja de manzanas heridas.
Un paquete de café medio sonámbulo.
Una piña, y un coco con rascaduras,
dos botellas de sidra verde sin etiqueta
y un pack de flanes caducados.

Veo una bandeja de pescado blanco, en medio de la
oquedad. Y dos bolsas de mejillones azabaches.
Un camión eléctrico que no se mueve
pero que arreglaré para mi nene.
Parece que hay también, lucecitas para un árbol,
pero debo estar borracho, entre tanta mugre.

En el fondo del contenedor
veo una muñeca azul, pero sin brazo.

¡Ahora sólo debo encontrar, el húmero azul
para mi niña de dos años!.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Una lucha

Cuando las palabras no valen
-pero si nunca valen-
y da lo mismo decir "franqueza" o "libertad",
decir "amor", "desorden".

Cuando han raptado el lenguaje
y las mordazas han desaparecido
porque es indiferente gritar "paz",
gritar "justicia", gritar palabras
en suma inexistentes.

Cuando las palabras no valen
-pero si nunca valieron-
porque las han usado sin escrúpulos,
y las han deshojado de contenido,
puro significantes huecos y manidos.

Cuando llega el invierno
y las callles se abandonan y desiertan
y las palabras ya no valen
-pero si nunca valen-
entonces,
aquí, allí, ahora,
                       la poesía.

Para decir verdades
con palabras que no sirven
para nada ya, ni para nadie;
para fingir que es belleza,
simplicidad, vacío,
lo que desde el principio fue
                       una lucha.


José Manuel Gallardo, diciembre de 2013.




lunes, 16 de diciembre de 2013

ALICE MUNRO, PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2013.



La escritora canadiense de 82 años, Alice Munro, que no pudo acudir a la ceremonia de Estocolmo por motivos de salud, sin embargo, fue capaz de seducir en la distancia al público que asistió a la tradicional lectura del Premio Nobel de Literatura 2013, y que fue sustituida por una charla grabada en vídeo. Según la academia, obtuvo el premio, por sus relatos sobre problemas, amores y tragedias de mujeres en pequeños pueblos, que según dicen, la convierten en la maestra del relato corto contemporáneo



Me dijo un amigo, hace unos días cuando me enteré de la noticia, que es la Chéjov del siglo XXI. La verdad es que para mí, era una totalmente desconocida, lo reconozco. Es imposible conocer a todos los escritores del mundo, por mucho que te guste la Literatura. En materia de cuentos he leído a Raymond Carver, a Edgar Allan Poe, y poco más.
Pero este excelente amigo me pasó un Pdf de Munro de su cuento, Radicales Libres, de su libro Demasiada Felicidad (2010), y me dijo que es uno de sus cuentos más famosos.

Antes de postear nada sobre Alice Munro, quise leerme por supuesto, este cuento de 24 páginas, y la verdad, he estado como tres días con el cuento metido en la cabeza. ¡Es genial!.
No quiero explicaros mucho, pero diré que trata de Nita, una mujer mayor, que tiene cáncer. Y que una visita inesperada en su casita, da un giro brutal al cuento, pues nos hará confundir a dos de las protagonistas. En esta confusión de roles, al estilo ¿quién es quién?, es primordial para mí, la nitidez en los detalles que hace Munro desde el principio del cuento, con una sencillez en el lenguaje que nos atrapa enseguida, y después, como la mismísima Agatha Christie, se queda tan ancha. La verdad, es que ha sido todo un descubrimiento para mí, y espero que para vosotros también, pues os dejo un enlace pdf para leerlo. ¡Ah!, por cierto, las imágenes que he subido tienen mucho que ver con el cuento. ¡Disfrutadlo!

                                
                                               LEER RADICALES LIBRES. PDF

Alice Munro, nació el 10 de julio de 1931 en Wingham, en la provincia canadiense de Ontario. Su madre era maestra y su padre tenía una granja de zorros. Tras el bachillerato inició estudios de periodismo e inglés en la Universidad de Western Ontario, pero los abandonó al casarse en 1951. La pareja se estableció en Victoria, en la Columbia Británica, donde abrieron una librería. Munro había empezado a escribir relatos cortos ya en la adolescencia, pero su debut en forma de libro no tuvo lugar hasta 1968 con la colección de relatos Dance of the Happy Shades, que tuvo gran reconocimiento en su país. Para entonces y ya desde principios de los años cincuenta Munro había venido publicando en diversas revistas. En 1971 publicó una serie de narraciones con el título Lives of Girls and Women (La vida de las mujeres, 2011), un libro que la crítica ha calificado como novela de aprendizaje. Es principalmente como escritora de relatos como Munro se ha dado a conocer, y a lo largo de los años las colecciones han sido muchas. Entre sus obras encontramos Who Do You Think You Are? (1978), The Moons of Jupiter (1982; Las lunas de Júpiter, 1990), Runaway (2004; Escapada, 2005), The View from Castle Rock (2006; La vista desde Castle Rock, 2008) y Too Much Happiness (2009; Demasiada felicidad, 2010). La colección Hateship, Friendship, Courtship, Loveship, Marriage (2001; Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio, (2003) constituyó el punto de partida de la película Away from Her (Lejos de ella)de 2006, dirigida por Sarah Polley. Su colección de relatos más reciente es Dear Life (2012; Mi vida querida, 2013). De Munro se ha apreciado su bien afinado arte de narrar historias cortas, caracterizado por un estilo claro y un realismo psicológico. Algunos la han considerado como una Chéjov canadiense. Sus narraciones se desarrollan con frecuencia en pequeñas ciudades de provincias donde la lucha de las personas por una existencia decente causa a menudo dificultades en sus relaciones y conflictos morales – problemas que tienen su origen en diferencias generacionales o ambiciones vitales contrapuestas. Encajadas en sus textos hay a menudo descripciones de acontecimientos cotidianos pero decisivos, una especie de epifanías, que arrojan luz sobre la narración que las rodea y permiten que cuestiones existenciales aparezcan de repente como iluminadas por la luz de un relámpago. Alice Munro vive hoy día en Clinton, cerca de su ciudad natal, en el sudoeste de Ontario.



martes, 10 de diciembre de 2013

ADIÓS A NELSON MANDELA: EL PRESO 46664 QUE LEÍA POEMAS



Sudáfrica se prepara hoy para rendir a Nelson Mandela uno de los mayores homenajes mundiales dedicados a una figura de Estado en décadas. Mientras las banderas ya ondeaban a media asta, las autoridades ultimaban el acto central del funeral que tendrá lugar hoy martes en el estadio Soccer City de Johannesburgo, donde unas 95.000 personas podrán seguir en directo la ceremonia y otras podrán hacerlo en otros estadios habilitados para retransmisiones.
Los homenajes se prolongarán durante los diez días que dura el duelo, anunció el presidente Jacob Zuma. Tras el funeral de hoy, los restos de Mandela serán trasladados al complejo Union Buildings, sede del Gobierno en Pretoria, donde se instalará la capilla ardiente y podrá ser visitado. Allí permanecerán entre el miércoles y el viernes, aunque serán sacados cada día para recorrer las calles de la ciudad y que el pueblo pueda rendir tributo a su ídolo.
El sábado 14, el cuerpo será trasladado a Waterkloof, en Pretoria, donde el Congreso Nacional Africano le dará su último adiós. Después será conducido a Este del Cabo, desde cuyo aeropuerto partirá en carroza hasta la casa de la familia en la aldea de Qunu. La familia agradece el apoyo recibido de todo el mundo. Mandela era un hombre humilde que «hizo tiempo para los reyes y las reinas, los pobres y los ricos, los grandes y los pequeños», dijo la portavoz, Themba Matanzima. «Madiba no solo fue un ciudadano de Sudáfrica y del extenso continente africano, sino un ciudadano del mundo», añadió.
El domingo 15 será el último día de conmemoración, con un funeral de Estado ante la familia, el presidente, el Gobierno y hasta 70 jefes de Estado y de Gobierno de otros países. Ante la presencia de tantas autoridades y la avalancha de personas que quieren rendirle homenaje, la seguridad ha tenido que ser reforzada en Pretoria. El jefe de las Fuerzas Armadas informó de que todos los soldados de permiso han sido llamados a sus puestos. Los agentes registran los vehículos e impiden su entrada al complejo gubernamental donde Mandela tuvo su despacho y donde son miles los que quieren firmar en los libros de condolencias, dejar tarjetas y ramos de flores.
Los ciudadanos también siguen dejando notas de agradecimiento frente a la casa de Mandela en Johannesburgo, en un pequeño altar improvisado con velas y flores, y en Ciudad del Cabo, donde pronunció su primer discurso tras ser excarcelado en 1990.

Mandela será enterrado en su pueblo de Qunu, donde creció. Así el preso 46664, el más famoso del mundo, cumplirá su deseo de descansar junto a su familia. También allí todo el mundo está de duelo, pero el desconsuelo se manifiesta de forma distinta. Nadie canta, nadie baila, las emociones se expresan a media voz. En su casa tampoco hay bullicio, en contraste con lo que sucede en Johannesburgo. Aquí todo se reserva para el domingo, cuando el mundo asista al entierro de Madiba. El rey Thembu, el clan de los Mandela, Dalindyebo, prepara ya el funeral tradicional.


Y se va recitando:     " ... Soy el amo de mi destino:
                                         Soy el capitán de mi alma".

viernes, 6 de diciembre de 2013

Degeneración en generación, libro de poemas

Más información aquí


EL POEMA DE NELSON MANDELA


Poema que Nelson Mandela tuvo escrito en una hoja de papel durante su prisión, ayudándole a sobrellevar su encarcelamiento.

                                                              INVICTUS.


                                                  
Fuera de la noche que me cubre,
                                                   Negra como el abismo de polo a polo,
                                                   Agradezco a cualquier dios que pudiera existir
                                                   Por mi alma inconquistable.

                                                   En las feroces garras de la circunstancia
                                                   Ni me he gemido ni he gritado.
                                                   Bajo los golpes del azar
                                                   Mi cabeza sangra, pero no se inclina.

                                                   Más allá de este lugar de ira y lágrimas
                                                   Es inminente el Horror de la sombra,
                                                   Y sin embargo la amenaza de los años
                                                   Me encuentra y me encontrará sin miedo.

                                                   No importa cuán estrecha sea la puerta,
                                                   Cuán cargada de castigos la sentencia.
                                                   Soy el amo de mi destino:
                                                   Soy el capitán de mi alma.
 

                                                   Poema de William Ernest Henley.

 

Nelson Mandela, fue el primer presidente de raza negra sudafricano, fallecido
ayer jueves 05/12/2013, a los 95 años. Se convirtió en una figura de alcance
mundial por encarnar la lucha contra el régimen de segregación racial
 –el hombre que derrotó el apartheid- y por apadrinar la democracia en su país.
Había salido de prisión cuatro años antes, tras pasar encarcelado 27 años por
sus actividades contra el régimen segregacionista, en cuyas cárceles contrajo
los problemas respiratorios que padeció hasta su lecho de muerte.
En Sudáfrica, Nelson Mandela era comúnmente conocido como Madiba, el
nombre del clan Thembu al que pertenece. Madiba fue el nombre de un jefe
 thembu que, en el siglo XIX, gobernó en una región llamada Transkei, en el
sureste del país. Llamar Madiba a Mandela es una muestra de cariño y respeto,
según la Fundación Nelson Mandela.
El mandatario Jacob Zuma, informó que debido a la muerte de Mandela,
 “todas las banderas de la República de Sudáfrica ondeen a media asta desde mañana”, y que las mismas continúen hasta el día después de su funeral.

¡Hasta siempre Madiba!

 

jueves, 5 de diciembre de 2013

POEMA DE ELENA ANNÍBALI.

                                         SUJETO A DESTRUCCIÓN.

                                         vino, a mi jardín,
                                         la vaca sagrada de la literatura

                                         vino con su lomo de no ser montado,
                                         con los dos ojos anhelantes de toro negro,
                                         con los mugidos rotos de vaca vieja
                                         a comerme las flores, vino,
                                         a morderme la ropa tendida,
                                         como un caníbal,
                                         vino, como un político,
                                         a arengarme, a pisotear mi casa,
                                         a cagar en mis cortinas, vino,
                                         sí, a meter bulla al vecindario
                                         y sembrar la discordia,
                                         a perder las manzanas nuevas,
                                         las brevas de los higos
                                         que crecían como pechos en
                                         los árboles fragantes y altos,
                                         a espantar los pájaros

                                         entonces,
                                         harta, jodida,
                                         le grité:“con tu leche a otra parte, vaca!”
                                         y se fue con su vacuno trote
                                         a jardines más fecundos
                                         a mujeres más dóciles
                                         a refregarse en sus faldas
                                         como en un palenque
                                         y se quedó ahí,
                                         con las santas de siempre,
                                         con las que hablan bajito
                                         con las correctas.


Elena Anníbali en Las Elecciones Afectivas: Nací en Oncativo, (Argentina), el 19 de abril de 1978. Gente generosa se encargó de publicar algunas de las cosas que me tocó escribir. Así, la editorial Cartografías sacó, en el 2007, Las madres remotas. El sello de Alejo Carbonell, Caballo negro, publicó tabaco mariposa en el 2009. En el 2010, colaboré con un cuento en la antología de narradoras cordobesas, Dora narra, co-edición de los sellos cordobeses Recovecos y Caballo negro. La Editorial Universitaria de Villa María, publicó el relato El tigre, en el marco de un Plan nacional de lectura. Andrés Nieva incluyó algunos poemas en Cucrito- Antología de poesía argentina, que publicaron en México, este año, también, por el sello Ratona Cartonera. Los chicos de Tinta de negros ediciones me invitaron a participar de Quince, antología de poetas cordobesas.


lunes, 2 de diciembre de 2013

POEMA DE ROGER WOLFE.



                                                   LLEGA, TOCA, LÁRGATE.

                                                   Es inútil, le dije.
                                                   Escribir. Escribir es inútil.
                                                   Ya, me contestó.
                                                   Ya lo estaba yo pensando
                                                   el otro día.
                                                   ¿Y a qué conclusión llegaste?
                                                   Pues eso. Lo que dices
                                                   tú. Que carece por completo de sentido.
                                                   Sólo que...; bueno, también poner ladrillos
                                                   es inútil.
                                                   Sirve para construir casas...,
                                                   y paredes. Paredones, también.
                                                  Quizá se trate de eso.
                                                  ¿De qué?
                                                   Un oficio, joder, un
                                                   oficio. Ni más ni menos
                                                   que un oficio.
                                                  ¿Como decía Pavese?
                                                   No, como Pavese no.
                                                   Como ese músico
                                                   de jazz. ¿Te acuerdas?
                                                   Freddie Green.
                                                   Llega, toca, lárgate.



Roger Wolfe. Poeta, novelista y ensayista español nacido  Westerham, Kent, Inglaterra, en 1962. Reside en España desde los cuatro años. Es un gran impulsor del realismo contemporáneo español  representado en una obra que él mismo ha denominado como "Escritura total".
Su primer poemario "Diecisiete poemas" 1986, fue seguido por "Días perdidos en los transportes públicos" en 1992, "Hablando de pintura con un ciego" 1993, "Arde Babilonia" 1994, "Mensajes en botellas rotas" en 1996, "Cinco años de cama" 1998, "Enredado en el fango" 1999, "El arte en la era del consumo" 2001  y "Noches de blanco papel", poesía reunida (1986-2001). Recibió el premio Anthropos en 1991 y el premio Ciudad de Barbastro de novela corta por "Fuera del tiempo y de la vida".

viernes, 29 de noviembre de 2013

POEMA DE CRISTINA PERI ROSSI



                                                          DISTANCIA JUSTA.

                                                      En el amor, y en el boxeo,
                                                      todo es cuestión de distancia.
                                                      Si te acercas demasiado me excito
                                                      me asusto
                                                      me obnibulo     digo tonterías
                                                      me echo a temblar.
                                                      Pero si estás lejos
                                                      sufro entristezco
                                                      me desvelo
                                                      y escribo poemas.

lunes, 28 de octubre de 2013

La vida es absurda como el delirio... (soneto)


La vida es absurda como el delirio
de un loco, como escritura automática...
la vida así es, la triste y bella vida
que nace y que muere, como los ríos.

A veces parece tener sentido,
y otras nada de sentido divisas.
Hay lágrimas y asimismo sonrisas,
y a veces te imaginas bienvenido.

Quisieras entonces que ese querido,
buscado entendimiento con la vida,
se perpetuara, dejando la angustia,
las dudas, los desacuerdos, el tedio.

A veces, dirías, todo es en vano,
y otras semeja pulido alabastro.

-José Alfonso Pérez, 28 de octubre de 2013-


viernes, 18 de octubre de 2013

Caballero de antaño, letraherido


Apartado de bélicas mesnadas
y de amores y lazos tabernarios
por caminos iba, poco trillados.
No se detuvo en materias sagradas

y lo justo, tan sólo, en las profanas.
Siempre anduvo con un libro en las manos
y un poema naciendo de sus labios.
Los acentos más clásicos amaba,

las líneas de Horacio y las de Homero.
Su sueño: cambiar a medidos metros
la insoportable prosa de la vida.

Quedaron por fin conclusos sus días:
su calavera, de poeta y sabio,
la más noble es de todo el cementerio.

-José Alfonso Pérez Martínez, 18 de octubre de 2013-

miércoles, 9 de octubre de 2013

DAD AL AIRE MI VOZ: MI CEREBRO LIBRE

DAD AL AIRE MI VOZ: MI CEREBRO LIBRE: Las estériles palabras que me gritas acunan las ideas que celebra  mi cerebro libre no te canses mi voz no es un quejido s...

martes, 17 de septiembre de 2013

Cultura del corazón




 
“Toma tu barco y huye, hombre feliz, a vela desplegada, de cualquier forma de cultura”
Epicuro (Citado por Gustavo Bueno en “El mito de la cultura”)

 
Me resulta curioso el consejo de Epicuro ya que contradice lo que siempre me han enseñado: que la cultura es un valor importante, a conseguir con mucho esfuerzo y largos años de educación.

Por otra parte, los estados gastan mucho dinero en trasmitir a los jóvenes la cultura del país, así que la consideran un bien social muy valioso que hay que promover.

 Pero no me queda claro si esto tiene algún sentido para la vida personal y social. En concreto: ¿Para qué hay que ser entendidos en arte, ciencias etc., etc.? ¿Viviremos mejor y seremos más felices? ¿La sociedad será mejor si sus integrantes son gente de amplia cultura general?

Epicuro no era ningún delirante y debía tener en cuenta algún costado perverso de la cultura cuando recomendaba a los hombres que huyan de ella lo más lejos posible. Y lo recomendaba al hombre feliz, lo cual me hace sospechar que para él la cultura hace infeliz al ser humano. Más me confirmo en esta sospecha cuando leo que Bueno califica de “mito” a la cultura.  

Curiosa calificación. Mito es una fantasía socializada que intenta explicar, justificar o expresar el sentido de una realidad. El cuento que relata el mito  no es verdad en sí, pero esconde un concepto implícito que puede ser verdadero o falso, bien intencionado o perverso, liberador o esclavizante del hombre.

Tal vez lo que señala Bueno es que la cultura, tal como se la entiende en la modernidad, sería un mito que transmite subrepticiamente  una ideología falsa, justificante de  un estado de cosas que esclaviza al ser humano y lo hace infeliz.

 Tanto Epicuro como Bueno ponen en cuestión el valor humano de la cultura. Pero cabría preguntarse de qué están hablando cuando  la condenan sin atenuantes. Porque la cultura puede entenderse de muchas maneras y ellos, como cualquier otro, se refieren al modo particular que tienen en mente.

 ¿De qué hablamos cuando hablamos de cultura? Parece una pregunta ociosa, pero a
poco que intentemos una definición justa en cuanto a extensión y contenido se nos vuelve confuso lo que creíamos entender.

 En 1952  Alfred Kroeber  y Clyde Kluckhohn  llegaron a compilar una lista de 164 definiciones de "cultura" y actualmente podrían contarse más de 300. Esto  quiere decir que al respecto nadie tiene un concepto claro y preciso y que la palabra “cultura” se usa para referirse a cosas distintas, aunque de algún modo relacionadas, tal vez de modo  analógico. Lo que no está claro es cuál es el significado principal. Nadie confunde un producto cultural con una montaña o  un caballo, pero no sabemos bien por qué  una pala de punta  es menos cultura que una sinfonía, lo que nos permite pensar que todos tenemos del asunto una noción preconceptual confusa que las definiciones no logran delimitar claramente.

 Por eso dice Gustavo Bueno, tal vez con un poco de razón: “Es imposible entender qué es la cultura. Nadie puede decirlo y, sin embargo, sobre una idea tan confusa se establecen necedades que nadie entiende”

 En 1871, Edward Tylor publicó en Primitive Culture una de las definiciones más ampliamente aceptadas de cultura. Según esta definición la cultura sería “aquel todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres, y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre”. Y agregaba que "La principal tendencia de la cultura desde los orígenes a los tiempos modernos ha sido del salvajismo hacia la civilización”.

 No me resulta claro qué quiere decir Tylor. A ver si puedo explicarme.

 La cultura sería un proceso cuyo resultado es la civilización. Por otra parte, como opone civilización a salvajismo parece decir que la cultura es un proceso humanizante, si aceptamos que es más humano vivir en un mundo civilizado que en uno salvaje. Pero esto   es discutible y discutido desde diversos puntos de vista.

 Sería verdad si entendemos “salvaje” como vida bestial y “civilizado” como vida humanizada. Pero no sería verdad si “salvaje” se entiende como  vida  integrada a  la naturaleza —tal como la practican los grupos aborígenes— y “civilizado” como vida integrada a  las sociedades urbanas complejas, porque no está demostrado cuál de las dos formas es la más humana.

 Si civilizar significara humanizar, la cultura consistiría en una evolución sin fin desde condiciones de vida menos humanas a condiciones más humanas. Al respecto tengo mis dudas de que civilizar sea lo mismo que humanizar, si tenemos en cuenta que “humano” es quien está cualificado por los valores propios del hombre como tal, como justicia, lealtad, veracidad, solidaridad, etc. No encuentro tales cualidades en los hombres civilizados por el solo hecho de ser civilizados.

 Y hasta me animaría a decir que un hombre civilizado puede ser muy humano o, por el contrario, muy bestia. Basta para comprobarlo con mirar lo que pasa en nuestro mundo civilizado. Me animo a pensar que la humanidad no pasa necesariamente por la civilización.

 La definición de Tylor expresa la manera de entender la cultura desde una perspectiva ilustrada y desde esta perspectiva es comprensible que se considere a la civilización moderna como modelo de vida humana. Cuanto más culta una sociedad, más civilizada y más humana,  diría. Pero este modo de ver las cosas es harto problemático y no da razón de lo que sabemos por experiencia.

 Creo que la cultura conduce a distintas formas de  civilización, según qué valores considere fundamentales. Si la cultura enfatiza valores infrahumanos, construirá una civilización en que los niños mueran de hambre, los más débiles sean maltratados y la tierra quede arrasada. Será una cultura que se concreta en una civilización bestial. De esta cultura sin humanidad que se concretaba en una civilización violenta y despiadada —la griega—  aconsejaba huir Epicuro. El paralelismo con la cultura social y la civilización moderna  es más que evidente.

 Muy distinta sería una civilización que realizara como valores culturales fundamentales el respeto, la solidaridad  y la compasión entre los hombres.

 Tal civilización no es imposible, pero es de muy ardua realización, porque no condice con lo peor del ser humano.

 Para que tal cultura y civilización llegue a concretarse es necesaria una especie de conversión del alma de los individuos hacia los valores humanos cualitativos. Si tal conversión se hiciera masiva, habría una nueva cultura que generaría una civilización más digna del hombre.

 Para ello, se me ocurre pensar que sería conveniente  abandonar el concepto de cultura tal como se lo entiende en la modernidad y que Tylor recoge en su definición y volver al concepto clásico.

 El concepto clásico de cultura lo expresó Cicerón  al asignarle como objeto el cultivo del alma. Así como la viticultura se dedica a mejorar las propiedades de las vides para acercarlas  a los estándares de calidad exigidos por la época, la “cultura ánimi” trabaja sobre el sujeto humano para llevar a su perfección las  cualidades del alma que  en el “ethos” de cada pueblo, en cada etapa de su historia, se consideran propias de un ser humano hecho y derecho. Por poner un ejemplo, hoy diríamos que el ethos de las sociedades occidentales marca como  uno de los objetivos principales de la “cultura ánimi” la virtud  de la solidaridad, entre otras. La sociedad y el mismo sujeto, mediante diversos recursos, tienden  a cultivar  tales disposiciones éticas en el propio individuo y en los demás integrantes de la sociedad.

El ethos de cada pueblo define los valores que debe cultivar la cultura en las personas individuales. La cultura va creando un mundo más humano o menos humano, según el tenor de los valores que va realizando en las personas.

 La cultura ánimi no consiste solamente en cultivar las cualidades mejores de la persona  sino también en rechazar las peores, porque ambas clases solicitan al alma, como bien lo ilustró Platón con la imagen del carro tirado por dos caballos antagónicos.

 Tomada  en este sentido, la cultura es más una actividad personal que una actividad social,  que cada individuo debe realizar en sí mismo, porque la persona es el sujeto de su propio desarrollo y el último juez de lo negociable y de lo no negociable, teniendo en cuenta que no todo ethos es totalmente aceptable desde un punto de vista humano.

 La conciencia y el criterio personal es la última norma de la propia conducta y ante ella no hay cultura que se sostenga. Si el ser humano no fuera capaz de romper el caparazón de la propia cultura, nunca habrían surgido los genios creadores de un nuevo ethos, un nuevo espíritu y un corazón nuevo. 

 Una sociedad formada por individuos que han cultivado en su alma las virtudes humanas será una sociedad culta en humanidad, aunque no sea culta en "civilización al uso nostro".

Gracias por tu amable atención

                                                                             Raul Czejer

 

 

 

 

Disqus for Licuadora de letras