viernes, 8 de febrero de 2013

La piel (soneto)


¿Dónde empieza la piel, y dónde acaba?
Es un campo sin final ni principio
sembrado de placer y escalofríos,
es como un muro casi sin ventanas,

 una manta tan frágil y perpetua,
frontera es y nexo para los cuerpos,
caja flexible para venas y huesos,
tan nuestra, blanda y débil armadura.

 Desnuda viene y debemos vestirla,
en enero tiembla y en julio suda,
se arruga con el paso de los años,

 nos acompaña durante la vida
y habla a las claras de nosotros, muda.
Refleja nuestros goces, y los daños.

 -José Alfonso Pérez Martínez, 8 de febrero de 2013-

Disqus for Licuadora de letras