jueves, 5 de diciembre de 2013

POEMA DE ELENA ANNÍBALI.

                                         SUJETO A DESTRUCCIÓN.

                                         vino, a mi jardín,
                                         la vaca sagrada de la literatura

                                         vino con su lomo de no ser montado,
                                         con los dos ojos anhelantes de toro negro,
                                         con los mugidos rotos de vaca vieja
                                         a comerme las flores, vino,
                                         a morderme la ropa tendida,
                                         como un caníbal,
                                         vino, como un político,
                                         a arengarme, a pisotear mi casa,
                                         a cagar en mis cortinas, vino,
                                         sí, a meter bulla al vecindario
                                         y sembrar la discordia,
                                         a perder las manzanas nuevas,
                                         las brevas de los higos
                                         que crecían como pechos en
                                         los árboles fragantes y altos,
                                         a espantar los pájaros

                                         entonces,
                                         harta, jodida,
                                         le grité:“con tu leche a otra parte, vaca!”
                                         y se fue con su vacuno trote
                                         a jardines más fecundos
                                         a mujeres más dóciles
                                         a refregarse en sus faldas
                                         como en un palenque
                                         y se quedó ahí,
                                         con las santas de siempre,
                                         con las que hablan bajito
                                         con las correctas.


Elena Anníbali en Las Elecciones Afectivas: Nací en Oncativo, (Argentina), el 19 de abril de 1978. Gente generosa se encargó de publicar algunas de las cosas que me tocó escribir. Así, la editorial Cartografías sacó, en el 2007, Las madres remotas. El sello de Alejo Carbonell, Caballo negro, publicó tabaco mariposa en el 2009. En el 2010, colaboré con un cuento en la antología de narradoras cordobesas, Dora narra, co-edición de los sellos cordobeses Recovecos y Caballo negro. La Editorial Universitaria de Villa María, publicó el relato El tigre, en el marco de un Plan nacional de lectura. Andrés Nieva incluyó algunos poemas en Cucrito- Antología de poesía argentina, que publicaron en México, este año, también, por el sello Ratona Cartonera. Los chicos de Tinta de negros ediciones me invitaron a participar de Quince, antología de poetas cordobesas.


Disqus for Licuadora de letras