domingo, 28 de diciembre de 2014

El camino más largo

Álbum Digital del cantautor y poeta Vicente Llorente.


miércoles, 15 de octubre de 2014

SER FIEL A UNA LOCA por Begoña Leonardo

Soy tan mía
tan yo dilatada y muda
que la distancia se presenta
como una sórdida invasora.
Agité la razón perdida
por si quedaba  resto suficiente
acicalé la maldición insomne
por si aparecía un día merecedor de mi.
Traté de ocultar el pie muerto
debajo de la ceguera.
El suculento desayuno
de hirientes sueños
se tornó felicidad derretida
diluida
vertida.
Ser fiel a una loca
que me dicta versos dislocados
vueltos, vomitados.
Ser  delatora de una que se abre el corazón
en cada renglón
que supura derrota
que no sabe
que se abraza a la duda
y puede
siempre puede
poner las entrañas en el aparador.


miércoles, 27 de agosto de 2014

Matthias Sindelar



De pequeñito, buscaba Héroes en todas partes
La Televisión fue determinante para este hecho.
Los encontraba en los comics o en las revistas.
Admiraba a cualquier idiota. Bastaba con que tuviera barba,
fumara o tuviera mas de dos chicas.
Ahora las cosas han cambiado, soy yo quién marcha estos pasos viejos.
Los chicos ya no me ven con respeto cuando paso a su lado en las calles.
No estos días.
Como me gustaría poder decirles que hacerse mayor no es la gran cosa.

Que no cuesta nada.








domingo, 20 de abril de 2014

Aún recuerdo cuando el amor...


Un nuevo poema de mi cosecha, espero que les guste.

-----

Aún recuerdo cuando el amor,
como si fuera alas de un albor
muy puro, muy lejos me llevaba
del mundo, en pos de un muy suave icor
que yo probaba. Ciencia profana,
un saber antiguo destilaba,
y mucho más bello y digno el mundo
era, tal cual se me revelaba.
Acabó el amor, y todo absurdo
y sin sentido entonces quedó.
La flor que tan sólo olía yo
se deshojó, desaparecido
su olor. Amargo pues el icor,
y las alas -roto ser herido-
quebradas, mancillado su albor.

© José Alfonso Pérez Martínez, 2014


miércoles, 16 de abril de 2014

EL BESO MÁS PEQUEÑO.





16 de Abril de 2014. Día Internacional del Libro.
Libro recomendado:

El Beso más pequeño / Mathias Malzieu: ".Esta la historia de amor de un inventor melancólico que no era capaz de inventar nada y una chica con nombre de flor que se vuelve invisible en cuanto la besan. Después de darse el beso más pequeño del que se tiene noticia, el inventor descubre que Sobralia se ha desvanecido sin dejar rastro. ¿Cómo vivir una historia de amor con una mujer invisible?..."


Mathias Malzieu nació el 16 de abril de 1974 en Montpellier (Francia). Después de abandonar su intención de convertirse en tenista creó el grupo rock Dionysos, del que es cantante.
En el año 1996 editaron su primer álbum, “Happening Songs”. Más tarde aparecieron discos como “Haiku” (1999) o “Monsters In Love” (2005).
Como autor literario se inició con el libro de relatos “38 Mini Westerns Avec Des Fantomes” (2002). Su primera novela fue “Maintenant Qu’il Fait Tout Le Temps Nuit Sur Toi” (2005).
Con “La Mecánica Del Corazón” (2007), historia romántica decimonónica con el protagonismo de Jack, un hombre que vive gracias a un reloj de madera, Malzieu consiguió resonancia internacional.
En la novela “La Alargada Sombra Del Amor” (2010) un gigante cubría con su sombra a personas que sufrían pérdidas de seres queridos. En "Metamorfosis En El Cielo" un acróbata que desea volar conoce a un extraño ser, mitad pájaro, mitad mujer, que le propone un pacto que puede hacer realidad su deseo. En "El Beso Más Pequeño"  un inventor intentaba encontrar a una mujer invisible con la ayuda de un singular detective.


http://www.phoheshia.blogspot.com.es



jueves, 3 de abril de 2014

POEMA INÉDITO.


EL AMOR SEGÚN RENÉ DESCARTES.

Pienso,
luego beso.

Pienso,
luego abrazo.

Pienso,
luego amo.

phoheshia.blogspot.com.es

.

martes, 1 de abril de 2014

CENTENARIO DE OCTAVIO PAZ.



TUS OJOS.

Tus ojos son la patria del relámpago y de la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento, mar sin olas,
pájaros presos, doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro del bosque en donde la luz canta en el hombro de un árbol y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana encuentra constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,
espejos de este mundo, puertas del más allá,
pulsación tranquila del mar a mediodía,
absoluto que parpadea,
páramo.


Octavio Paz. Nació el 31 de marzo de 1914 en Mixcoac (México) cuando el país se encuentra en plena lucha revolucionaria. Su padre, al igual que su abuelo escribían, además de dedicarse al periodismo y a la política. Estas influencias hicieron que se volcara a la política además de la escritura.

Cuando cuenta 17 años funda la revista Barandal. En 1933 apareció su primer libro, que también se llamaba Barandal y fundó Cuadernos del Valle de México. Conoció a los poetas T. S. Eliot y Paul Valéry. En 1937 se trasladó a Yucatán para impartir clases en el campo, y algún tiempo después se casó con Elena Garro, con quien asistió ese mismo año al Congreso de Escritores Antifascistas en Valencia (España). Allí se publicó Bajo tu clara sombra (1937), y conoció a los intelectuales de la República Española y al poeta chileno Pablo Neruda.

Al regresar a su país se acercó a Jorge Cuesta y Xavier Villaurrutia y publicó ¡No pasarán! y Raíz de hombre. Con Efraín Huerta y Rafael Solana, entre otros, fundó, en 1938, la revista Taller, en la que participaron los escritores españoles de su generación exiliados en México. En 1939 apareció A la orilla del mundo y Noche de resurrecciones. En 1942, a instancias de José Bergamín, dio una conferencia, "Poesía de soledad, poesía de comunión", en la que establecía su diferencia con la generación anterior, y trataba de conciliar en una sola voz las poéticas de Xavier Villaurrutia y Pablo Neruda.

En 1944 con la beca Guggenheim permaneció durante un año en Estados Unidos. En 1945 entró al Servicio Exterior Mexicano y fue trasladado a París. A través del poeta surrealista Benjamín Péret conoció a André Breton, además se relaciona con Albert Camus y otros intelectuales europeos e hispanoamericanos del París de la posguerra. Esta estancia definirá con precisión sus posiciones culturales y políticas; se alejó del marxismo y se acercó al surrealismo, empezando a interesarse por los temas más diversos. Durante la década de 1950 publicó cuatro libros fundamentales: El laberinto de la soledad (1950) retrato personal en el espejo de la sociedad mexicana; El arco y la lira (1956), su esfuerzo más riguroso por elaborar una poética; ¿Águila o sol?, libro de prosa de influencia surrealista; y Libertad bajo palabra. En 1951 viajó a la India y en 1952 a Japón, sitios de los que recibió una gran influencia. Regresó a México en 1953 donde hasta 1959 desarrolló una intensa labor literaria. En 1960 volvió a París y en 1962 a la India, como funcionario de la embajada de México. Conoció a Marie José Tramini, con la que contrajo matrimonio en 1964. Publicó los libros de poemas Salamandra (1961), anterior a su viaje a la India, y Ladera este, que recoge su producción en ese país, y que incluye su segundo poema largo, Blanco.

En 1963 le otorgaron el Gran Premio Internacional de Poesía. Publicó los libros de ensayo Cuadrivio en 1965, cuatro ensayos sobre Luis Cernuda, Fernando Pessoa, Ramón López Velarde y Rubén Darío; Puertas al campo en 1966 y Corriente alterna, en 1967. En 1968 dimitió de su puesto de embajador en la India debido a los asesinatos cometidos por el Gobierno de México, el 2 de octubre de ese año, cuando cargó el Ejército contra manifestantes universitarios, y en 1971 fundó en su país la revista Plural, en la que colaboraron algunos de los escritores más importantes de la generación posterior. Ese año publicó El mono gramático, poema en prosa en el que se funden reflexiones filosóficas, poéticas y amorosas, y en 1974 Los hijos del limo, recapitulación de la poesía moderna; en 1975, Pasado en claro, otro de sus grandes poemas largos, recogido al año siguiente en Vuelta, libro con el que obtuvo el Premio de la Crítica en España. En 1977 dejó Plural e inició la revista Vuelta de la que fue director. El ogro filantrópico, continuación de sus reflexiones políticas, se publica en 1979, y en 1981 logró el Premio Cervantes. En 1982 se editó Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, retrato de la monja mexicana y la sociedad mexicana del siglo XVII; en 1987, Árbol adentro, último volumen de poesía.

En 1990 ganó el Premio Nobel de Literatura, y publicó La otra voz y Poesía de fin de siglo. En 1993, La llama doble y Amor y erotismo, y en 1995 Vislumbres de la India. Octavio Paz falleció el 19 de abril de 1998 víctima de un cáncer, en la misma ciudad que lo vio nacer.

martes, 25 de marzo de 2014

ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE JAIME SABINES.


TRATO DE ESCRIBIR EN LA OSCURIDAD TU NOMBRE.

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre,
De escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
Que nadie me mire a las tres
De la mañana paseando de un lado
A otro de la estancia,
Loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego,
Lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
Lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
Lo digo incansablemente, y estoy seguro
Que habrá de amanecer.




Jaime Sabines. (Tuxtla Gutiérrez, México, 1926 - Ciudad de México, 1999) Poeta mexicano. En el horizonte de la penúltima poesía mexicana, la figura de Jaime Sabines se levanta como un exponente de difícil clasificación. Alejado de las tendencias y los grupos intelectuales al uso, ajeno a cualquier capilla literaria, fue un creador solitario y desesperanzado cuyo camino se mantuvo al margen del que recorrían sus contemporáneos. Hay en su poesía un poso de amargura que se plasma en obras de un violento prosaísmo, expresado en un lenguaje cotidiano, vulgar casi, marcado por la concepción trágica del amor y por las angustias de la soledad. Su estilo, de una espontaneidad furiosa y gran brillantez, confiere a su poesía un poder de comunicación que se acerca, muchas veces, a lo conversacional, sin desdeñar el recurso a un humor directo y contundente. Jaime Sabines es considerado uno de los poetas más importantes de nuestro país. Su poesía se conecta con el lenguaje común y la oralidad, que trató de romper con el lenguaje de la poesía de la vanguardia. Octavio Paz y Jaime Sabines representan las dos principales tendencias de la poesía de lengua española escrita por mexicanos. El propio Octavio Paz lo reconoce como uno de los mayores poetas de nuestra lengua y al respecto escribió: “Jaime Sabines, se instaló desde el principio, con naturalidad, en el caos. No por amor al desorden sino por fidelidad a su visión de la realidad. Es un poeta expresionista y sus poemas hacen pensar en Gottfried Benn: en sus saltos, sus caídas, en sus violentas y apasionadas relaciones en el lenguaje (verdugo enamorado de su víctima, golpea a las palabras y ellas le desgarran el pecho), en un realismo de hospital y burdel, en su fantasía genésica, en sus momentos pedestres, en sus momentos de iluminación. Su humor es una lluvia de bofetadas, su risa termina en un aullido, su cólera es asedosa y ternura colérica. Pasa del jardín de la infancia a la sala de cirugía. Para Sabines todos los días son el primer y último día del mundo”.




jueves, 6 de marzo de 2014

PURA TERNURA.



PURA TENDRESA. 

Pura tendresa és
tornar-te a vore
després de tant
de temps.
El teu somriure
tranquil,
els teus ulls
obedients.
Pura tendresa és
tornar-te a vore
després de tant
de temps.

Sant Mateu, 06/03/2014.



PURA TERNURA.

Pura ternura es
volver a verte
después de tanto
tiempo.
A tu sonrisa
tranquila,
a tus ojos
obedientes.
Pura ternura es
volver a verte
después de tanto
tiempo.
.


miércoles, 26 de febrero de 2014

POEMA DE JOAN MARGARIT.



NO TIRES LAS CARTAS DE AMOR.

Ellas no te abandonarán.
El tiempo pasará, se borrará el deseo
-esta flecha de sombra-
y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,
se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.
Caerán los años. Te cansarán los libros.
Descenderás aún más
e, incluso, perderás la poesía.
El ruido de la ciudad en los cristales
acabará por ser tu única música,
y las cartas de amor que habrás guardado
serán tu última literatura.



NO LLENCIS LES CARTES D'AMOR.

Elles no t'abandonaran.
Passarà el temps, s'esborrarà el desig
- aquesta fletxa d'ombra-
i els rostres sensuals, intel.ligents, bellíssims,
s'ocultaran en un mirall dins teu.
Cauran els anys i avorriràs els llibres.
Davallaràs encara,
i perdràs, fins i tot, la poesia.
El soroll fred de la ciutat als vidres
anirà esdevenint l'única música,
i les cartes d'amor que hauràs guardat
la teva última literatura.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Poemas de Guadalupe Wernicke




Bio/biblio:

Guadalupe Wernicke (Buenos Aires, 1982) es poeta y Licenciada en Sociología de la UBA. Trabaja en un Programa de prevención social del delito en el Barrio La Cava, codirige VOCAL, revista para escuchar de música y poesía y dicta talleres de creatividad literaria para niños, jóvenes y adultos en zona norte de la Provincia de Buenos Aires y en Capital Federal. Publicó varios libros entre ellos "viboritas de mar" y "el deshielo". Les recomiendo participar de alguno de sus talleres ya que son muy enriquecedores. Pueden estar al tanto de sus actividades en su blog: Taller del silencio.
A continuación comparto algunos de sus poemas que ella misma publicó en el blog las elecciones afectivas.



Poemas:


Tocó



Carne lechosa

carne del milagro

cómo la forma de tu dedo

que apunta y toca

el calibre, los bordes

pudo romper

la existencia del tiempo



cuál de los instintos

es el que impone la tersura

de un río paralelo

a la consistencia del dolor



como hacer pie en aguas desconocidas

y dudar

de la erección del cuerpo







niña que tiembla

y es el paso del día

por las diversas escenas

de la verdad.








Riñón III



Se lavó la tierra

y la primer imagen del cuerpo quebrado

en el trance hacia el mallín

es una mujer

con la sangre aún enferma

sin base para que brote



lo insuficiente



cayosa

por la caminata nocturna

hacia el centro del tronco

no puede escuchar

lo que el otro dice



un estilo inundado de poseer

el yermo

cada íntima fibra de los cuartos

se mía, por dios

y el altar vacío de ofrendas:

él se alimenta de ella



y ella: es su riñón

arde

como la mirada borrosa

del mojón en la bruma



la isla móvil

aterida

con raíz en la necesidad

del cuidado de sí



la deja él

seguir sumergida en las aguas

de lo tibio

sobre el delta iluminado

todavía

aunque apenas el tiempo que somos

nos vuelva

los destellos

de nuestro dolor

la plena instalación de lo que pasa



una obra efímera

perfora

el hondo barril

tallado de astros invisibles

de robles

y cámaras de fotos



la tierra ya no es sólo de quien se nace



y algo toma, después de la forma de la lágrima

un aspecto de anchura

de amplitud

ella logra alzar la vista

y zafarse de la elección ajena

a la intemperie

de su casa o el espanto

de estar apenas ella

con la insistencia del otro

en permanecer adherido

a los fiambres secos del amor





Se llevó



Cuando llega el peor punto del calor, llueve. Se arma una corriente de tierra desprendida que va llevándose todo lo que alcanza. Un hilo. O cuando los hombres cortaron los árboles del monte: un alud. Lluvia o interrupción.

Un cuerpo interrumpido.

Entre las cosas que lleva el barro hay algunos bichos hermosos. Y hay casas, ropa de bebé, azúcar, revistas, plantas de tomate, abuelos, muñecos, cruces, piernas.

Vuelve el sol como una chinche.




De la serie 33 variaciones:




IV.


Después del sol

mi labio se volvió

una mora de llagas

que nadie más quiso tocar.

Por eso, debo defenderme

del que me deja sola

como si ya no lo estuviera

antes de verlo

con las defensas chicas

entregadas al calor

que ocurre a veces fuera

del verano, en la extraña duda

de estar o no amando lo que crece.





IX.


Hay, fuera del jardín, un bosque que manda

y hace que cambien las estaciones sobre el libro,

en cada rincón de mi departamento,

en el gato, en las ramas con hojas



y la parte es, en su transformación,

el bosque

la luz que se filtra desde cada árbol

la risa

la oración de esa risa

como un tronco

que crece sobre el muerto.

Disqus for Licuadora de letras