lunes, 28 de diciembre de 2015

La Cartagena que se fue


LA CARTAGENA QUE SE FUE

Pedir un bocadillo de tortilla
y rendir culto al dios Baco
en el viejo bar Taibilla.
Comprar un libro o dos en Espartaco
o, por sólo cien pesetas,
un tebeo en la estrecha tienda aquella
de Alcaraz en la Serreta.
Ir veloz, como centella,
a ver alguna peli en el Mariola.
O acercarse al Almarjal
a ver al Efesé darle a la bola.
Ciudad de vieja postal,
junto al mar el submarino Peral.

(c) JAPM, 2015


Disqus for Licuadora de letras